Advierten de daños por freno a gasoducto

Un conjunto de daños traería para la industria, competitividad, comercio, economía e imagen de México, el no permitir la puesta en operación del gasoducto marino Texas-Tuxpan, que terminó de construirse el día 11 de este mes, debido al arbitraje internacional al que acudirá la Comisión Federal de Electricidad (CFE) a fin de revisar cláusulas del contrato de dicho proyecto para transportar el hidrocarburo, previnieron representantes del sector empresarial.

La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) exigió al gobierno federal cumplir con la puesta en marcha del gasoducto para el suministro de gas natural y así se garantice el abasto para la industria nacional.

“Los industriales agrupados en la Concamin manifiestan su interés para que se logré poner en funcionamiento el gasoducto, que proveerá capacidad para transportar 2,600 millones de pies cúbicos de gas natural diariamente”, dijo el presidente de la Comisión de Energía del organismo empresarial, Régulo Salinas Garza.

Anteriormente, el presidente nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos Walther, advirtió que México se “degrada” por el incumplimiento de contratos en el sector energético y la inobservancia de la ley.

“(No hay) nada más dañino para la competitividad de México que la pérdida de confianza en el Estado de Derecho”, manifestó el dirigente empresarial.

La CFE dio a conocer que demandó la nulidad de ciertas cláusulas del contrato de servicios de transporte del ducto marino Sur de Texas-Tuxpan, adquirido con Infraestructura Marina del Golfo (IMG), sociedad conjunta entre TC Energía e Infraestructura Energética Nova, por lo que inició un proceso de arbitraje internacional.

La empresa eléctrica demanda la nulidad de ciertas cláusulas del contrato de servicios de transporte, que hacen referencia a la responsabilidad de las partes en eventos de caso fortuito y fuerza mayor, así como el reembolso de pagos por capacidad relacionados a dichos eventos que la CFE inicialmente reconoció conforme al contrato y que ahora considera indebidos, entre otros.

Al conocer la decisión de la CFE, el embajador de Canadá en México, Pierre Alarie, manifestó que está preocupado por dichas acciones y por la señal que envían, de que a pesar de las declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, México no desea respetar los contratos de gasoductos.

Ayer, el jefe del Ejecutivo federal afirmó que se busca un acuerdo que no afecte a la hacienda pública.

Esta acción pudiera interferir en los procesos de ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), dijo el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Francisco Cepeda / El Horizonte

Compartir:

Comentarios

Top